F.A.Q

Preguntas frecuentes masaje

1. ¿Con qué frecuencia debería hacerme un masaje?

Después de tu primer masaje, el terapeuta te podrá aconsejar qué es lo mejor para ti. Si compras un paquete de masajes, te será más asequible hacerte un masaje regularmente. Aquí tienes algunas pautas que sirven para la mayoría de la gente:

  • Una vez al mes: Es un ritmo básico de mantenimiento. Muy bueno sobre todo para reducir estrés. ¡Te lo mereces!
  • Cada dos semanas: Mantiene lejos de ti el estrés del día a día y ayuda a mantener una salud óptima. También genial para los que hacen ejercicio regularmente. El masaje trabaja las zonas con fatiga muscular y dolor, acelerando el tiempo de recuperación. ¡Lo mejor es lo bien que te sientes!
  • Una vez a la semana: un “masaje a demanda” puede hacer la diferencia entre simplemente sobrevivir y hacer frente positivamente a los cambios en tu vida, sobretodo en personas sometidas a estrés muy fuerte, cambios en sus circunstancias vitales como separaciones, duelos o cambios de trabajo. Signos de alerta: tu mente no funciona como antes, te fatigas con facilidad, te irritas muy rápido o sientes un gran peso sobre tu espalda.

2. ¿Qué tipo de masaje necesito?

  • Masaje descontracturante, si te duele la espalda o las piernas no dudes, este es el masaje que necesitas. Masaje que se interna en los puntos de dolor para romper la tensión y aumentar el flujo sanguíneo.
  • Relax Total, es el masaje básico de todo el cuerpo, para quien la prioridad no es el dolor sino desconectar.
  • Masaje Espiritualidad, Lomi-lomi o Serenity, serian otras formas de masaje relajante, cada una con su peculiaridad, para experimentar sensaciones nuevas. Muy buenos para la relajación en general debido a sus movimientos largos y suaves que calman el sistema nervioso.
  • Masaje Chocolate, cuando además de la relajación quieres nutrir tu piel.
  • Cañas de Bambú, cuando además de la relajación quieres activar circulación.
  • Hot Stones, Añade piedras calientes a cualquier masaje y súmale calor y relajación extra a todo el cuerpo. El terapeuta utiliza las piedras calientes en lugar de sus manos, lo que permite que el peso suave y el calor de las rocas fundan fácilmente todas las tensiones en los músculos.

3. ¿Cómo puede el masaje reducir mi estrés?

El masaje puede aliviar tensión en tus músculos y, la mayoría de la gente lo usa para relajarse, aliviar el estrés y la ansiedad o para reducir dolores musculares. El masaje, además, provoca que el cuerpo libere analgésicos naturales y estimula el sistema inmunitario.Algunos estudios han probado sus beneficios para:

  • Ansiedad. El masaje reduce la ansiedad pues calma el sistema nervioso, aquieta la mente y alivia la tensión en el cuerpo.
  • Dolor. Personas con fibromialgia, migrañas y cirugías recientes tuvieron menos dolor cuando se les administraban masajes. El dolor de espalda también se reduce con el masaje.
  • Dolor del parto. El masaje regular durante el embarazo reduce el dolor y el estrés.
  • dolor relacionado con el deporte. Algunos atletas reciben masajes después del ejercicio, especialmente en los músculos que se usan más en su deporte o actividad. Un masaje le ayudará a aumentar el flujo sanguíneo a los músculos y reducir el dolor muscular después de hacer ejercicio.
  • Sistema Inmune. Las personas con VIH que participaron en los estudios de masaje mostraron un aumento del número de células Natural Killer, que defienden al cuerpo de células virales y cáncer. Parece ser que la reducción de las tensiones corporales permiten que el cuerpo se dedique a fabricar defensas naturales.
  • La autoestima. Debido a que el masaje implica contacto directo con otra persona a través del tacto, puede hacer que se sienta atendido. Esa atención puede mejorar la autoestima en personas con discapacidades físicas y enfermedades terminales. Y utilizar el tacto para transmitir calidez puede ayudar a niños con discapacidades físicas severas.

4. ¿Qué puedo hacer para reducir mi estrés los días que no vengo a masaje?

  • Respiraciones- Te sorprenderá lo efectiva que una respiración lenta y profunda puede llegar a ser para tu salud en general.
  • Meditación / Visualizaciones guiadas- Pruébalo con alguien o compra un CD de visualizaciones guiadas para relajar tu mente y conectarte con tu interior.
  • Aceites esenciales- Aceites esenciales como la Lavanda o la Bergamota ayudan a liberar tensiones solo al olerlos o al aplicarlos sobre la piel.
  • Ejercicio- Todos sabemos que el ejercicio es una de las formas más poderosas para reducir el estrés, ¿a qué esperas?
  • Alimentación sana- Todo comienza con lo que ponemos en nuestra boca. ¡Ámate lo suficiente para vigilar qué combustible pones en tu cuerpo!