Hidroterapia de colon

Como ya sabemos, nuestra salud tanto física como emocional, comienza con unos intestinos sanos.

Una alimentación poco saludable, el estés, el estreñimiento… hace que restos de heces queden adheridas a los pliegues intestinales, acumulándose de forma progresiva y acaben “tapizando” el colon impidiendo su correcto funcionamiento, empeorando la flora intestinal, bajando las defensas y aumentando las toxinas dentro del cuerpo.

Seria comparable con lo que ocurre en las cañerías de tu casa cuando se produce una acumulación de cal. Si abres el grifo cuando las cañerías están parcialmente obturadas, el agua sale pero con menos fuerza y peor calidad, hasta que llega a no ser potable. En este caso no dudas en llamar al fontanero para que haga una limpieza. Lo mismo pasa en tus intestinos.

!Los especialistas en autopsias afirman que entre un 60-70% de colon estudiados contienen materias fecales tan duras como piedras y que llevan allá decenas de años!

Podríamos decir que la Hidroterapia de colon es un enema sofisticado, pero va mucho más allá, es un tratamiento mucho más complejo. 

Una sesión de hidroterapia de colon consiste en la infusión suave de agua filtrada y purificada en el colon, vía ano y recto. El sistema automático de llenado y vaciado instantáneo de agua ayuda a disolver definitivamente todos los depósitos adheridos al colon. La descarga con los residuos fecales pasa por un tubo trasparente que permite al personal especializado realizar las observaciones y el diagnóstico.

Una sesión dura de 35 a 45 minutos y, para conseguir un efecto profundo se recomienda realizar unas 3-5 sesiones. La primera sesión consigue limpiar el material residual impactado durante mucho tiempo, alivia la flatulencia y se nota gran mejoría en la sintomatología, pero es a partir de la segunda y tercera cuando se consigue la limpieza profunda del colon y el efecto terapéutico a largo plazo.

La hidroterapia de colon es totalmente higiénica, indolora e inodora y excluye cualquier fenómeno desagradable. Las máximas molestias suelen ser la sensación de presión suave del agua llenando el colon o una cierta flatulencia. A pesar del reparo que nos pueda provocar esta técnica de entrada, no presenta más riesgos que enjuagarse la boca o hacer gárgaras. No se perjudica la flora intestinal sino que, al contrario, esta mejora notablemente.

Los antecedentes de la hidroterapia de colon se encuentran en textos escritos en papiros del antiguo Egipto. Posteriormente se ha usado ampliamente en balnearios europeos. Hoy día Estados Unidos sigue siendo líder en este tipo de terapia y, en Europa, se usa frecuentemente en países como Inglaterra, Alemania o Suiza.

Para quién está indicada?

  • Diarrea, estreñimiento, problemas digestivos (gases, hinchazón, dispepsia, colon irritable…)
  • Fatiga, insomnio, ansiedad, decaimiento
  • Dolores de cabeza, migraña
  • Problemas de piel (eccema dermatitis, acné…)
  • Candidiasis o parásitos
  • Retención de líquido, piernas cansadas, celulitis…
  • Enfermedades metabólicas

Es muy sencillo y claro: Teniendo tu colon cuidado, limpio y “ecológico” mantienes controlada tu salud digestiva, física y mental. 

Según la OMS un 80% de cánceres y enfermedades metabólicas se puede prevenir con una alimentación adecuada que comporte una digestión sana, ¿te apuntas?